martes, 31 de octubre de 2017

VILLA EXCELSA

 Relato publicado en Premio Internacional de Relatos MIL PALABRAS Terror de Ediciones Javisa23 del año 2015
VILLA EXCELSA
Carmen y Luís llevaban dos años intentando comprar una casa donde poder hacer su vida en común.
El tres de Febrero, Carmen, fue a la administración de lotería como cada lunes. Siempre sellaba el  boleto de la primitiva, con unos números fijos desde hacía años.
El lotero al comprobar la papeleta, le dio la enhorabuena, pues era la afortunada de una primitiva millonaria, se quedó tan asombrada que no supo reaccionar. Les habían tocado treinta millones de euros, una cantidad fantástica para poder hacer su sueño realidad. 
Al salir de allí, llamó a Luís para contarle lo sucedido. Él, pidió permiso en su trabajo y se fue en busca de Carmen para decidir como actuar ante aquella situación.
Se encontraron en la playa, habían quedado allí por ser un lugar poco frecuentado en esa época.
Se abrazaron, lloraron, rieron, saltaron. Así desahogaron hasta calmarse. Con la mente fría determinaron ingresar el boleto en un banco, en la capital de la provincia, no querían decir a nadie que les había tocado tanto dinero.
Una vez  recibieron el  premio, se dedicaron a buscar la casa ideal para comprarla. Visitaron infinidad de pueblos.
Encontraron un pazo precioso en la villa de Luarca, se enamoraron locamente del lugar. Estaba muy abandonado, con un jardín impresionante, rodeado de árboles centenarios.
La casa, antigua, donde seguro en otros tiempos hubo criados. De tres plantas, pero solo en la parte derecha de la entrada, quizás su gran atractivo, ventanales de diferentes tipos, con terrazas, azotea, partes rectas y curvas, hecha de piedra, con una gran escalinata en la entrada.
Tenía bastantes desperfectos pero podrían arreglarla, el dinero les alcanzaba para todo.
Compraron la casa y buscaron la gente necesaria para arreglarla. Pasaron unos meses hasta que pudieron trasladarse a vivir a ella.
Cuando entraron por la puerta, olía a nuevo, la casa había quedado preciosa, pero Carmen notó un escalofrío, ella, no le dio importancia.
Deshicieron las maletas y fueron colocándolo todo. Terminaron enseguida, pero estaban agotados del viaje, así que decidieron tomarse un descanso.
Sentados en el maravilloso sofá de piel reclinable, con la pantalla plana al fondo, se abrazaron llenos de orgullo. Por fin habían conseguido un hogar.
─Quiero comerte ─escuchó en su oído Carmen.
─¡Qué guarrillo eres Luís! ─le contestó ella.
─¿Qué dices Carmen?.
─¡Uy! ¿No me has dicho al oído que quieres comerme?.
─¡No! Tienes ganas ¿eh?.
Carmen se quedó helada, algo iba mal, y no sabía que era. Luís se extrañó al ver la cara de asombro de Carmen.
─Aquí pasa algo Luís.
─Carmen no empieces ¿qué pasa?.
─Pues no sé, pero siento escalofríos, antes, en el comedor, tuve una sensación, no sé, como si me bajase  hielo por la espalda. Creo que aquí, hay fantasmas.
─No creo. Carmen no me vengas con esos cuentos ahora, por favor. Con el trabajo que nos ha costado encontrar esta casa.
─Tienes razón, serán cosas mías ─dijo Carmen disgustada.
No volvió a suceder nada extraño. Por la noche, Carmen y Luís se acostaron temprano, estaban agotados.
En medio de la noche, Carmen despertó, le pareció oír a un niño llorando. Se levantó sin hacer ruido para no despertar a Luís y en camisón salió de su cuarto, siguiendo el sonido que estaba escuchando.
Recorrió el largo pasillo, cada vez se oía más cerca el sollozo, entró en la última habitación de la derecha, nada, sintió un alivio. Nerviosa abrió la puerta que tenía de frente, entró despacio, nada. Se acercó a la  pared del fondo, intentó escuchar a través de ella, el lamento, parecía salir de allí. Pero en las habitaciones no había nada. Preocupada, volvió al calor de su cama.
No consiguió volver a dormir. De vez en cuando, le parecía escuchar “ayúdame”, estaba tan agotada que no sabía si era real o producto de su imaginación.
Cuando Luís despertó, Carmen le contó su pequeña aventura nocturna. Él no la creyó, pero fueron a las habitaciones que había visitado por la noche.
Había algo extraño allí, pues las dos habitaciones no tenían ni los metros ni la forma para ocupar el fondo del pasillo. Salieron al jardín, fueron a la parte de atrás de la casa,  y para su sorpresa encontraron una ventana vieja, sin cambiar por las nuevas que habían encargado, ¿había una estancia entre dos habitaciones y tenía una ventana?
Llamaron al capataz que había dirigido la obra para comentarle lo descubierto, y se sorprendió tanto como ellos. Dentro de un par de días volvería a ver si podía hacer algo al respecto.
Con el problema medio solucionado, decidieron ir al pueblo de compras.
En el centro, había un mercadillo con puestos en la calle, de todo tipo, Carmen estaba mirando unas plantas para el jardín.
─Esa azalea te va a quedar preciosa junto a la escalera de la entrada ─le dijo una señora.
─¿Cómo dice? ─le contestó Carmen sorprendida.
─Te decía, que esa azalea te va a quedar preciosa en la entrada, junto a la escalera.
─Pero… usted no me conoce, no sabe donde vivo.
─En una cosa tienes razón, no te conozco, pero sí sé donde vives.
─Pero, cómo…
─Todo el mundo sabe quienes sois, habéis comprado “Villa Excelsa”, este pueblo es pequeño, aquí nos conocemos todos.
Un niño de nueve años se acercó a ellos corriendo.
─Oye, oye, ¿es verdad que hay fantasmas en tu casa? ─le preguntó el niño con total naturalidad a Carmen.
─No, no ¿por  qué dices eso? ─le contestó Luís rápidamente porque Carmen se quedó cortada y no fue capaz de articular palabra.
─Porque lo dice todo el mundo. Dicen que Pedrito está atrapado en las paredes de la casa, que su mamá estaba loca y lo encerró en su habitación y no lo dejó salir nunca más, y se murió de hambre.
─Bueno, seguro que son cuentos chinos, porque nosotros hemos reformado la casa y te aseguro que no había nada en ninguna habitación.
─Adiós señor, si encuentras a Pedrito me lo dices ¿vale?.
─ Vale, no te preocupes, pero te aseguro que no lo voy a encontrar porque en la casa no hay nada. Chao muchacho.
Después de mantener la conversación con el niño, Carmen y Luís se cogieron de la mano y se marcharon en dirección al coche sin decir ni una sola palabra.
Llegaron a la casa incómodos, las sensaciones de Carmen eran reales ¿y ahora qué?.
Cogieron del cobertizo unos picos,  seguro les servirían para derribar las paredes de las habitaciones, no lo habían comentado entre ellos pero se les ocurrió la misma idea.
 Decididos, subieron las escaleras, cada uno con su herramienta sobre el hombro. Al llegar al fondo del pasillo, se miraron a los ojos…
─¿Estamos haciendo lo correcto Carmen? ─preguntó Luís un poco preocupado.
─Yo creo que si, ¿puedes vivir sabiendo lo que te ha dicho el niño sobre nuestra casa? ─le contestó ella.
─Venga, ¿Cómo lo hacemos? ¿Cada uno una habitación o picamos aquí en esta pared?.
─Hombre, a mi no me gustaría estar sola si fuera cierto.
─Vale, vamos a empezar por esta ─dijo señalando la habitación de la derecha.
Entraron en la habitación rosa, las habían calificado por el tono que las habían pintado.
Empezaron cada uno por una esquina a dar golpes en la pared con los picos. Al cabo de un rato, estaban agotados, no estaban acostumbrados a trabajos tan duros. Bajaron a la cocina a tomar una cerveza para aplacar la sed. Carmen fue al baño a refrescarse un poco, y al entrar se quedó petrificada cuando vio el grifo abierto y el espejo lleno de vaho con unas letras escritas en él “ESTÁS MUERTA”, lanzó un grito espantoso, enseguida llegó Luís que cogió a Carmen del brazo y salieron pitando de allí.
Se marcharon con lo puesto, fueron a un hotel cercano,  a unos metros de su casa acababan de abrir uno. Desde allí llamaron a la policía para explicarles lo sucedido, estos fueron a la casa y comprobaron que todo estaba correcto,  allí no había nada. Los agentes quisieron tranquilizarlos, que no se creyeran las historias que contaban por el pueblo, que eran leyendas que se narraban las noches de San Juan alrededor de la hoguera, una tradición muy arraigada en el pueblo. Carmen y Luís estaban un poco acojonados, aún así decidieron pasar la noche en la casa, ¿qué podía pasar?
Despidieron a los agentes y decidieron no separarse ni para ir al servicio.
Cenaron un poco de fruta y unos yogures, estaban tan nerviosos que no les entraba nada más. Fueron al baño juntos, se cepillaron los dientes, hicieron pis y se fueron a la cama.
Estaban metidos en la cama, abrazados y cogidos de la mano, ninguno dormía. Tenían el miedo metido en el cuerpo.
─Tranquila cariño no nos va a pasar nada.─le dijo Luís preocupado.
─Ya, pero te recuerdo que el mensaje estaba en femenino, o sea que iba dirigido a mí.
─Seguro que fue algún chaval gracioso que entró sin que lo oyéramos, cuando estábamos con el pico, con el ruido que teníamos arriba, seguro que no lo oímos y lo escribió para meternos miedo.
─Bueno, puede que tengas razón.

Al cabo de un par de horas lograron conciliar el sueño, abrazados, no se despegaron en toda la noche. 
Despertaron temprano, fueron a desayunar a la cocina, estaban hambrientos y de mejor humor que por la noche.
Cuando terminaron de comer, se pusieron manos a la obra en la habitación rosa, pico va pico viene, pero allí no aparecía nada, solo piedra y más piedra. Pasaron a la habitación morada. Empezaron de nuevo. A Carmen le pesaba ya mucho el pico. Pero Luís estaba decidido a tirar aquellas malditas paredes.
Un escalofrío recorrió la espalda de ella, quizás estaban cerca. Oyó un susurro que decía “Ayuda”. Recogió el pico de nuevo y empezó a darle con fuerza en la pared, no podría soportar vivir así, con escalofríos, susurros, lamentos…
Luís estaba agotado, no podía más, dejó el pico en el suelo y se sentó. Él también sintió un escalofrío en la espalda y un susurro que decía “Ayuda”. Se levantó como un rayo y empezó a picar con más fuerza que antes.
─El último golpe Luís, ya no puedo más ─le dijo Carmen agotada.
─Vale, Carmen yo también estoy agotado. Damos el último los dos juntos, a la de tres. Uno, dos, tres.
Tanto Luís como Carmen levantaron el pico y dieron con fuerza en la pared. Y se abrió un hueco. Bajaron a buscar unas linternas y de paso se tomaron una cerveza fría. Después del pequeño descanso volvieron para continuar con el trabajo.
Enseguida el agujero se hizo lo suficientemente grande para poder entrar, con las linternas encendidas se adentraron en la habitación misteriosa. Lo que había allí, era tremendo, un esqueleto desparramado alrededor de una silla, una calavera encima de una mesa, un montón de huesos en una mecedora y a su alrededor,  otro esqueleto cerca del agujero que habían hecho ellos.
A Carmen y a Luís les pareció oír “Graaaaciaaaaasssss” “Graaaaaciaaaaassssss”.
Salieron de allí y volvieron a llamar a la policía que se personaron con el forense y el juez.
Según el examen preliminar del forense, llevaban muertos ochenta años, habían cerrado la estancia por dentro con ladrillos y cemento, no había ninguna herramienta para poder tirar la pared si se llegaban a arrepentir, habían muerto de hambre.
¡Qué final más triste para una familia!.
Carmen y Luís arreglaron todo. Una tarde, después de acabar de decorar las habitaciones donde se habían producido los sucesos, se relajaron en su nueva bañera. Al salir, el vaho había empañado el espejo donde estaban escritas las palabras “ESTÁIS MUERTOS”.









jueves, 7 de septiembre de 2017

Despedida


Te digo adiós con lágrimas en los ojos
porque en realidad no quiero que te vayas.
Te digo adiós con el corazón roto
porque eres tú quien se quiere ir.
Te digo adiós con el alma herida
porque nunca imaginé que esto pasaría.
Te digo adiós,
pero ojalá me lo dijeras tú
ojalá no te fueras así, sin despedirte
porque las heridas que dejas
ni tiritas ni puntos de sutura
las arreglarán.
Adiós corazón, 
adiós amor, 
adiós amigo, 
adiós.

07/09/2017

miércoles, 5 de julio de 2017

Una llave, un corazón y nieve

Después de tanto tiempo sin publicar...aquí estoy con otro reto del Portal del Escritor.

No hay texto alternativo automático disponible.

Encerraste tu corazón solitario
bajo llave, aquel día de enero.
Tras la tormenta, saliste descalzo al bosque
sentías el frío al posar los pies en la nieve
y poco a poco se fue entumeciendo
la sangre que recorre tu cuerpo
y llegó el hielo a tu interior.
Una llamarada repentina
apareció sin aviso
y despacito, a pequeños golpes
fue rompiendo las barreras
que habías puesto para proteger a tu corazón.
Y sin darte cuenta y sin querer
volvías a vibrar otra vez.

domingo, 9 de abril de 2017

Quiero y no puedo

La imagen puede contener: fuego
Quiero ser el fuego que apague tu sed.

Quiero ser el café que te despierte en las mañanas. 

Quiero ser el agua que limpie tu sudor.

Quiero ser  la mano que retenga tus lágrimas.


Quiero ser tu sonrisa favorita.

Quiero estar en tus sueños cada noche.

Quiero ser y estar, y no puedo.

Pero...¿quién me impide soñar?

domingo, 5 de febrero de 2017

La guerra

Entre los seleccionados para aparecer en el blog Portal del Escritor con un poema con el que participé en este reto:

La guerra al final llegó
vino por ti y por mi
los fusiles disparaban sin cesar
las balas nos atravesaban con dolor
fuimos tejiendo artimañas
mi estrategia falló un día
y al final todo se hundió para siempre
mis amuletos, mis talismanes me dejaron en la estacada
y así perdí mi propia guerra
mi interior se perdió para siempre
y ahora estoy de locura permanente.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Una misión, un reloj y una carretera

Siguiendo los retos del portal del escritor aquí os dejo mi ultima aportación a este grupo de facebook.



La gran luna llena iluminaba la pequeña carretera del faro.
Caminaba despacio, los ojos me lloraban por culpa del aire frío y cortante. El reloj de la iglesia hizo repicar las campanas, las cuatro en punto.
Poco a poco me iba acercando al punto, donde por fin podría cumplir la misión que me encomendó Belcebú.



El tic-tac del cuco resuena en mi cabeza
despertar del sueño es dificultad extrema.
Cabañas deshabitadas, lagos desnudos
la carretera nevada y una misión incumplida,
culpa de un reloj atrasado
parado hace unos años ya
un día del mes de mayo
cuando me guardaron en este cajón
donde mi descanso es eterno.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Lazo rosa

No te cuelgues un lazo rosa
ponte una camiseta y ve a una carrera solidaria,
paga una entrada en un teatro solidario a la causa,
dona tu pelo, tu dinero, tu tiempo
haz algo más que colocarte un lazo en el pecho.
Da, aunque no recibas nada. 
Dona, aunque sea poco.
Una gota más otra, suman,
tu aportación es una gotita insignificante
pero que unida a otras tantas gotitas...
formarán un mar sin fin, 
un océano lleno de posibilidades para las personas que están luchando
y a las que les tocará luchar.
MUÉVETE.
CRIS